Gueshe

 Lamsang



La fe es como la madre de donde surgen todas las buenas cualidades que deseamos

Buda Shakyamuni


Biografía


No cabe duda de que Geshe Lamsang, el lama residente del centro Nagarjuna de Valencia, es alguien muy especial. Cualquiera que entra en contacto con él puede comprobar con facilidad que se trata de la ternura personificada y, a pesar de considerarse a sí mismo “un gueshe normal y corriente como tantos otros”, es un maestro de cualidades extraordinarias.

Nació en Tíbet en 1941, el mayor de cinco hermanos y hermanas, y se ordenó como monje a los nueve años de edad. En aquellos tiempos los monasterios no ofrecían formación secular a los niños como ahora, así que un tío suyo que era monje cuidaba de su educación. Cuando tenía dieciséis años falleció su padre, con apenas cuarenta y dos. La familia insistió en que debía abandonar el monasterio, a excepción de otro tío, también monje, que opinaba lo contrario. Finalmente, el joven decidió seguir con la vida monástica.

Apenas dos años después se produjo la terrible invasión China de 1959 y entre los monjes de Drepung, Sera y Ganden, en Lhasa, se corrió la voz de que había dos opciones: Escapar a la India o reunirse en la cercana Lhoka para organizar la resistencia. Gueshe Lamsang quiso ir a Lhoka, pero visitando antes a su familia para tomar provisiones y, poniéndose en lo peor, despedirse. Una mañana al amanecer, su tío le despertó: Debían salir de viaje inmediatamente. Lo que no sabía entonces es que no iban a Lhoka, sino a la India.

El viaje fue duro. Tras dos semanas en Arunachal Pradesh viajaron a Bangladesh, para acabar, tres días antes del Año Nuevo Tibetano de 1960, en el campo de refugiados de Buxa Chogar. Vivían en barracones donde hacía un calor espantoso y no se movía el aire. Un gran número de monjes murió de tuberculosis, sin área de cuarentena ni hospital cerca. Una enfermera pinchaba a todos con la misma jeringuilla, cuya aguja afilaba en una piedra del suelo. Eran tan pobres que inventaron una forma de transformar el hollín de las lámparas en tinta y escribían en el papel que reciclaban de los sacos de ayuda humanitaria. Por si fuera poco, se decía que había espíritus malignos; varios monjes se volvieron locos y se suicidaron, pero aquello acabó cuando Su Santidad Zong Rimpoché pacificó el lugar; los espíritus se apaciguaron y se volvieron a recibir enseñanzas y practicar el debate. Rimpoché era un lama muy serio y estricto, pero también un maestro excepcional y un yogui tántrico asombroso. Uno de sus discípulos más fieles era Lama Thubten Yeshe.

Diez años después, el gobierno indio dio permiso para ser trasladados a unos terrenos cedidos al sur del país. Se esforzó mucho, tanto en la construcción del nuevo monasterio de Ganden como en sus estudios para convertirse en Gueshe, cosa que logró con nota, convirtiéndose en maestro de maestros y siendo elogiado por todos por sus perfectas cualidades, sobresaliendo por una enternecedora bondad.

Ya en los años 70, su amigo el Lama Thubten Yeshe se encontraba en occidente estableciendo su Fundación para la Preservación de la Tradición Mahayana. Junto a su inseparable discípulo Lama Zopa Rimpoché visitó Novelda, en Alicante, después de que su estudiante Xavi Alongina les cedió su casa del campo. En ella residieron el monje Thubten Wangchen y el Geshe Lobsang Tsultrim. Gracias a la devoción de Lama Yeshe por su propio guru, Kyabje Zong Rimpoché fue invitado a ofrecer enseñanzas, bendiciendo el lugar con su presencia y abriendo las puertas a que más personas mostraran interés por el budismo.

Tras el fallecimiento del fundador de la FPMT a mediados de los 80, se dieron las causas y condiciones para que el bondadoso Gueshe Lamsang, con quien había forjado amistad en el viejo campo de refugiados, fuese invitado como maestro residente en España. Desde hace más de veinte años no falta a su cita con sus muchos estudiantes en el centro Nagarjuna de Valencia, además de viajar de forma regular por otros centros de la organización y ofrecer una inmensa cantidad de preciosas enseñanzas en abierto por internet, siempre en beneficio de todos los seres.