Khandro

 Kunga

Bhuma




La gente común ve las cosas y las percibe como reales, no como ilusorias.
En esto discrepan los yoguis y el mundo

Shantideva.


Biografía


Ragjung Neljorma Khandro Namsel Drönme

Nacida en el Tíbet rural en 1976, durante su juventud algunos de sus vecinos pensaban que no era normal por su comportamiento inusual.  A veces aparecía alguien que, sin motivo aparente, la saludaba con gran respeto, dejándole ofrendas y regalos.

Un día se encontraba delante de su casa en el campo cuando oyó el claxon de un autobús. Sin saber por qué, recordó un sueño —como tantas otras veces— y se dejó llevar por el instinto de subir a él. No tenía dinero. Ni siquiera sabía hacia dónde se dirigía. Resultó ser una línea de largo recorrido y los peregrinos se disponían en secreto a escapar del régimen chino. Según hablaba y se comportaba, algunos de ellos empezaron a mirarla y cuchichear, sospechando que se trataba no de una loca, sino de una dakini, una mujer santa de elevación espiritual extraordinaria.

Mientras circunvalaba el sagrado Monte Kailash durante una pausa de su viaje, apareció un anciano con un importante mensaje para ella: Debía cruzar la frontera con India y encontrarse con Su Santidad el Dalai Lama. Tan importante era que le ofreció una considerable suma de dinero para ayudarla, pero sus aparentes brotes psicóticos y los síntomas de una grave intoxicación alimentaria hicieron que no fuese bien recibida en el centro de refugiados de Kathmandú. Se despidió de su nuevo amigo en Nepal, Lama Zopa Rimpoché; recuperó la salud y se trasladó a la India, pero sus peticiones de ser recibida por el Dalai Lama fueron rechazadas debido a su extraño comportamiento: Sus ataques, desmayos y alucinaciones hacían desconfiar al personal de seguridad.

Sin embargo, varios lamas sí hacían lo que estaba en su mano por ayudarla y Kirti Tsenshab Rimpoché le aseguró que sus crisis eran manifestaciones de un espíritu que la estaba protegiendo. Tras ser informado de sus visiones, Su Santidad quiso entrevistarse con ella. Inmediatamente la reconoció como oráculo de Tenma y ejercería como su consejera mientras se adiestraba en ciertas meditaciones y rituales. A pesar de verse como una simple chica del campo, empezó a ganar popularidad, diciéndose de ella que es una manifestación de Tara, Vajrayoguini y Yeshe Tsogyal. Según Lama Zopa Rimpoché, sus actividades iluminadas van más allá de lo que podemos concebir los seres corrientes. Sin haber estudiado nunca, es capaz de hablar espontáneamente sobre aspectos muy profundos y complejos del Dharma.

Aunque la burocracia ha limitado a veces sus movimientos, Khadro-la ha dedicado desde entonces muchos años a combinar retiros y otras prácticas con viajes a distintos países, en los que ha dado enseñanzas y puesto de manifiesto que no sólo tiene un fortísimo lazo kármico con los Dalai Lamas y otros grandes maestros, sino también con muchos practicantes alrededor del mundo.